9 temores de planificación que desaparecerán el día de tu boda

Foto: Fotografía en Black & Hue

Con meses y meses de planificación logística y problemas inevitables, probablemente podría escribir una historia corta sobre todas las cosas que imaginó que saldrán mal en su boda. La verdad es que, la mañana en que te despiertes y te des cuenta de que es el día en que vas a hacer un compromiso de por vida con la persona que amas, los siguientes temores sobre la planificación de la boda desaparecerán por completo.

Vergüenza de sí mismo

El miedo de tropezar con su vestido frente a todos sus amigos y familiares probablemente ha cruzado por su mente más veces de las que puede contar, pero justo cuando está a punto de caminar por el pasillo, lo único que está en su mente La mente es la persona que espera al otro lado. Cosas como pronunciar mal las palabras en tus votos o tropezar con el tren no importarán tanto como crees. Además, los invitados no notarán pequeños detalles como ese.

Tener un cabello y un maquillaje perfectos
Se dedica mucho tiempo y esfuerzo a la planificación de su look de belleza nupcial y, por supuesto, desea lucir como la mejor versión de usted mismo en su gran día, pero si algunos mechones de cabello se caen de su peinado, no se siente como el fin del mundo. Si afuera hace calor y humedad y el maquillaje de tus ojos se mancha un poco, es una solución simple para el baño (¿para qué sirven los kits de emergencia ?). No hay necesidad de contener las lágrimas por miedo a que el rímel gotee: es el día de su boda y puede llorar si lo desea.

Clima
Es natural comprobar el pronóstico del día de su boda todos los días durante semanas. Una vez que llegue el día, te darás cuenta de que no hay nada que puedas hacer al respecto excepto disfrutar el día, sin importar lo que la madre naturaleza tenga reservado. Dejando a un lado la lluvia, la nieve o el aguanieve, te vas a casar y eso es todo lo que importa. Además, la lluvia puede hacer algunas fotos realmente geniales .

Discursos

Has cruzado los dedos para que tu hermana no cuente esa historia horriblemente vergonzosa de tus primeras vacaciones familiares, pero cuando ella se levanta para dar su discurso, estás casado, has tomado una copa o dos, y seguramente será sentimental.

Saludar a todos los invitados
Has invitado a más de 200 personas a tu velada y la idea de tener que saludar a todos es totalmente abrumadora. Una vez que llegue el momento, encontrarás a quién puedes saludar y agradecerles por venir, pero nadie va a tener una venganza personal contra ti si no tienes una larga conversación con ellos. ¡Todos siguen siendo parte de la celebración!

Tener momentos perfectos para una imagen

No entre en pánico por tener la mejor foto de besarse y darse un chapuzón durante la ceremonia, o por mirar fijamente a los ojos a su pareja durante el primer baile para asegurarse de que el fotógrafo obtenga la toma. Son profesionales capacitados y se asegurarán de capturar los momentos importantes de la boda. ¡Algunas de las mejores fotos son las que no planeaste!

Invitados ruidosos
Seamos realistas, las posibilidades de que todos tus invitados se comporten perfectamente durante toda la noche son escasas. Eso no quiere decir que arruinarán su recepción, pero con una barra libre y buena música, es probable que alguien tome demasiadas bebidas. Es fácil imaginar historias de terror de tu tío borracho convirtiendo tu boda en una noche de karaoke, pero cuando llegue el momento estarás tan emocionado de romper la pista de baile que no te preocuparás por lo que los demás estén haciendo.

Sincronización
¿Conoce la cita “el tiempo lo es todo”? Bueno, eso no siempre es cierto. Si bien su mejor intención es tener todo el día planeado minuto a minuto, simplemente no es realista pensar que todo saldrá bien. Los pequeños detalles de tiempo, como preparar los aperitivos a las seis o hacer que los invitados se sienten temprano no son factores decisivos, y esas cosas dependen de su planificador de bodas, no de usted.

Plano de la sala
Ya ha pasado horas arreglando y reorganizando el diagrama de asientos, asegurándose de que todos en la mesa se conozcan o se lleven perfectamente. Ha aceptado solicitudes, ha lidiado con los cambios de RSVP y lo último de lo que debe preocuparse el día de su boda es si a las personas les gusta con quién están sentados. Estarán muy felices por ti y con mucho gusto celebrarán con quien esté sentado a su lado.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad